El principal motivo para visitar Yogyakarta , era contemplar los templos de Borobudur y Prambanan. Borobudur destaca por ser el complejo budista más grande del mundo y Prambanan es el complejo hinduista más grande de Indonesia. Volábamos Eric y yo, saliendo desde Bali cogimos un vuelo de una hora hacia Yogyakarta. Ahí nos esperaba Anton, nuestro anfitrión de Couchsurfing. Cualquiera pensaria que encontrar un couchsurfer en Indonesia seria imposible, pero la verdad es que en este caso publiqué nuestro plan de viaje en la web, y en menos de dos días teníamos más de ocho ofertas, no todas estaban situadas en Yogyakarta, había gente invitándonos a sus pueblos y ciudades. Muchos tenían incluso centenares de valoraciones positivas, pero como a nosotros nos gusta un poco el riesgo y lo desconocido, apostamos por un estudiante de medicina que hacía poco se había unido a la red social. Anton nos recogió a las 6am y nos llevo a desayunar a un restaurante local.

Después del atracón nos dio un tour por la ciudad con el coche explicándonos qué teníamos que visitar y nos dejó en el centro para que exploráramos un poco por nuestra cuenta. Tanto a Eric como a mi nos gusta la idea de conocer las ciudades a pie, guiado por por tu instinto más que por las guías y atracciones turísticas. Nos metimos por callejones y acabamos al lado de lo que parecía el río de la ciudad el cual, ofrecía una visión muy típica en Indonesia, residuos y basura por todos lados. Los restos flotaban a su antojo mientras un pobre reciclador intentaba seleccionar los restos por los que puede obtener algo de dinero a cambio. El problema principal de este país y de todos como este, es que los que los productos del primer mundo se han apoderado del mercado sin que los gobiernos construyeran las infraestructuras suficientes para poder manejar los residuos y la sociedad no ha sido educada en ese aspecto tampoco, un día escribiré lo que he aprendido y mis opiniones sobre este tema.

JogjakartaCulture-14

Nosotros seguimos nuestro camino hacia el palacio del rey de Yogyakarta, singular en ese aspecto, porque Yogyakarta es la única provincia de Indonesia con rey, antes esta era un reino en sí y cuando se adjunto a Indonesia, se le permitió conservar la figura de este. Cuando llegamos a las afueras del palacio, nos topamos con un hombre local que hablaba muy bien ingles, nos indicó que fuéramos a visitar una galería de arte típica Batik y que usáramos un tuk tuk local para llegar ahí, le pregunté si era un medio de transporte que usaban los locales y me confirmó que sí; de otra forma no lo habríamos usado, pues estaríamos subiéndonos a otra atracción más para turistas. Yo me quería comprar una camisa típica hecha con la técnica Batik y el señor nos señaló otro sitio donde comprarla, no parecía que nos quisiera vender nada y nos busco un tuk tuk a quién le explicó la ruta que queríamos hacer (luego me enteré que por la camisa pagué un precio un tanto desorbitado).

JogjakartaCulture-2

La galería de arte estuvo muy bien y nos mostraron como se creaba una pieza de arte con la técnica Batik de forma gratuita y en un inglés bastante decente. De ahí nos fuimos al mercado local, que tenía que ser extraordinario para comida local y alimentos, pero era más un mercado de todo un poco que no de comida. Al salir de ahí nos pasó a buscar Anton y nos llevo a comer a un restaurante típico de la zona norte de la isla de Sumatra, de dónde él venía.

JogjakartaCulture-15

JogjakartaCulture-16

Los restaurantes Masakan Padang destacan por ser una especie de buffet -se paga por plato- y siempre tener una cristalera que da a la calle mostrando los diferentes platos, al entrar te sirves un poco de arroz y después escoges lo que más te apetezca de toda la selección, la carne y el pescado son siempre los productos más caros así que ser vegetariano en Indonesia sale a cuenta. De ahí Anton nos acompañó a que alquiláramos una moto, pensamos que visitar los templos a nuestro aire sin ningun tipo de tour organizado sería mucho más divertido y enriquecedor. Después nos llevó hasta su casa, la cual estaba situada un poco a las afueras de la ciudad por lo que la moto acabó siendo indispensable. Aquella noche Anton salió con sus amigos a cenar y nosotros nos quedamos descansando por lo que nos venía en los próximos días.


JogjakartaCulture-17

Nos levantamos a las 4 de la mañana para poder disfrutar la salida del sol desde un mirador cerca de Borobudur, Setumbu Hills. Habíamos leído que era el sitio menos turístico donde poder ver la salida del Sol, pero no es así, aún y siendo poco conocido también es la opción más barata que hay (en el templo cobran extra por entrar a ver la salida del Sol) así que teníamos a todos los tours organizados junto a nosotros. La entrada son 30000Rp (2€) y el parking para la moto 5000Rp (33ct). Disfrutar de un evento tan bonito rodeado de alemanes, franceses y australianos mientras intentas colocarte para echar una buena foto desalienta bastante y destroza la belleza del momento, el silencio del nada y los sonidos naturales de tu entorno juegan un papel muy importante en momentos así y son, en definitiva lo que los hacen especiales.

JogjakartaCulture-3

Bajamos de la colina y nos fuimos hacia el templo de Borobudur, antes de entrar nos sentamos en un Warung a desayunar como buenos indonesios arroz frito y beber te frío. De ahí nos dirigimos a las taquillas, donde compramos las entradas para los dos templos al mismo tiempo porque salía más económico, también colamos que éramos estudiantes (aunque hace un añito que oficialmente no lo sea) y el precio por los dos templos se redujo de 300000Rp a 150000Rp, mitad de precio.

JogjakartaCulture-18

JogjakartaCulture-4

JogjakartaCulture-5

Una vez dentro del templo tienes delante de ti una pirámide con nueve niveles bien diferenciados, y estas representan las tres etapas del budismo (mundo de los deseos, mundo de las formas y mundo sin formas) para llegar hasta el Nirvana, la iluminación de Buddha. En el último nivel yacen las famosas estupas con los budas dentro, muchos de ellos tienen las cabezas cortadas.

JogjakartaCulture-6

JogjakartaCulture-8

La verdad es que el templo me lo imaginaba mucho más grande, me había creado unas expectativas más grandes a lo que en realidad era. Sin embargo, eso no quita el hecho de que estábamos ante el templo budista más grande del mundo, el qual había quedado en el olvido en medio de la jungla después de que Indonesia se convirtiera al Islam por allá el S. XIV, después fue descubierto por el gobernador inglés de Yogyakarta en el S.XIX.

JogjakartaCulture-10

Dentro del templo tuvimos uno de los encuentros más divertidos de este viaje; conocimos a un profesor de inglés que estaba de excursión con su clase, todas chicas, y nos pusimos a hablar. Al principio intercambiamos lo típico cuando viajas: de dónde eres, cuánto llevas en el país, adónde vas, etc. Ellos venían de una ciudad al este de Java y estaban de visita cultural, poco a poco comenzaron a llegar las alumnas y nos pusimos a hablar con ellas, alguna incluso llevaba un pañuelo del Barça! Al final acabamos liando un buen berenjenal en el templo cantando canciones tanto en catalán, bahasa y javanés y haciendo un video felicitando la diada de Catalunya  ya que justamente era 11 de setiembre.

No matter where we are, if it’s China, Conchinchina or wherever.. From Indonesia, Happy National Day Catalonia! Bona diada a tots malparits!! Visca Catalunya! |l*l|

Posted by Ubsidedown on Friday, 11 September 2015

JogjakartaCulture-9

 

Los momentos como este son los que hacen viaje mágico, sin conocer de nada a alguien y por la simple curiosidad mútua por descubrir, acabas con unos extraños realizando acciones que jamás habrías pensado harías en una situación “normal”. Más tarde, mientras nos dirigiamos a visitar el segundo templo, hablábamos con Eric como nuestra realidad, lo que estábamos viviendo en aquel preciso instante y día, se había convertido en nuestra normalidad. Pero para alguien que está siguiendo con una vida normal en los países occidentales, el hecho de levantarse a las 4am, coger una scooter, conducir 70km entre el caos del tráfico de Yogyakarta y visitar templos del S. IX puede sonar a sueño húmedo. Y lo era para mí, hasta ese día, en el que me di cuenta que mi rutina y mi normalidad era ahora estar haciendo realidad todos esos sueños húmedos con los que tanto había fantaseado.

JogjakartaCulture-11

 

JogjakartaCulture-12

JogjakartaCulture-7

JogjakartaCulture-13

Written by oriolSP
Siempre curioso, salí en mayo de 2015 a explorar el mundo, iba a ser un corto viaje y se ha convertido en una forma de vida