18/12/2015
Raglan, Isla Norte, NZ

Llegamos a Nueva Zelanda el día 30 de noviembre de 2015, estabamos pelados y necesitábamos trabajar para comenzar a ahorrar algo de dinero, pero primero teníamos que hacer algo, construir nuestra casa con ruedas. Antes de irme a Asia en agosto yo había comprado una furgoneta Ford Econovan del año 1997, la idea era convertirla en nuestra casa, montando una cama, cocina, espacio para guardar la ropa… El resultado fue Balaplata podéis ver el proceso (en inglés) aquí201512170659

Tardamos 2 semanas en montar toda la furgoneta, ese tiempo lo pasamos en casa de Suz, en Raglan, encontramos a Suz gracias a la página HelpX y estábamos viviendo ahí gratuitamente a cambio de trabajar unas cuántas horas en el jardín y sacar a pasear al perro.

Rumbo al Sur: Cromwell, la tierra prometida de las cerezas

Con la casa a cuestas, las tablas de surf y poco cash, nos pusimos rumbo a la isla sur, queríamos encontrar trabajo recogiendo cerezas, las cerezas de Nueva Zelanda son famosas mundialmente pero son aún más famosas entre los mochileros de todo el mundo que están viajando en Nueva Zelanda. La razón es que la temporada de recolección de cerezas dura un mes y en ese mes se trabaja de forma intensiva, muy intensiva, no hay fines de semana, y el final de la jornada lo marca la temperatura exterior (la cereza se pone blanda por encima de 26ºC), también se trabaja por producción, así que uno mismo es su propia empresa, por lo que puedes llegar a ganar mucho dinero. El problema es que eso lo sabe todo el mundo, y todos los mochileros a finales de diciembre, como peregrinos, se dirigen a Cromwell. Cromwell es un pequeño pueblo en la provincia de Central Otago, es un pueblo que queda enmedio de las dos ciudades más famosas entre los turistas, Queenstown y Wanaka. Lo que hace a Cromwell un buen sitio donde pasar un mes, ya que tienes un sinfín de posibilidades cerca de ti para cuando terminas tu jornada recogiendo cerezas.

Taranaki boulders

Rumbo a Taranaki

Rumbo al sur, y después de que el surf en Raglan hubiera sido mediocre durante dos semanas, decidimos que antes de cruzar a la isla sur, probaríamos suerte intentando surfear la península de Taranaki, no teníamos ni idea de cuánto tiempo pasaríamos en la isla sur así que porque no aprovechar y explorar un poco la isla norte antes?

El primer día llegamos hasta Fitzroy, donde pasamos la primera noche en nuestra nueva casa, en aquel momento era como tener un juguete nuevo, el primer día nos llovió y ya pudimos ver que si llovía mucho en la isla sur, íbamos a tener problemas para cocinar ya que el espacio era muy limitado cocinando desde dentro.

Mount taranaki

Balaplata y el magnífico cono del volcán Taranaki

Saliendo del camping gratuito donde dormimos, tuvimos una vista espectacular del volcán Taranki. Este cono tan inofensivo, es el que se ha cobrado más vidas de alpinistas en NZ, Taranaki es una peninsula situada en el centro-oeste de la isla norte y el volcán crea microclimas que pueden cambiar en cuestión de minutos, la visión que teníamos del volcán en ese momento se convirtió en un manto de nubes pasados 15 minutos.

Nosotros nos dirigíamos a probar suerte en alguna de las playas más al sur de la península, ya que la dirección del oleaje parecía que podía ser favorable en esa zona. Después de 45 minutos de carretera decidimos probar suerte en una playa llamada Kumara Patch, según nuestra guía de olas era una izquierda larguísima que en sus mejores días funciona como un reloj y te agarran calambres de lo larga que se hace la surfeada. El acceso es caminando a través de parcelas de pasto privadas y se tiene que pedir permiso al granjero

Kumara Patch

Camino a Kumara Patch

El propietario no nos dejó pasar y nos indicó que podíamos caminar toda la playa, cuando llegamos al final del camino, vimos que la ola se veía a unos 2km de donde estábamos aparcados, en aquel momento no estábamos muy seguros de qué hacer, si ir por la playa o saltar campo a través; justo en aquel instante un todoterreno con cuatro surfistas llegó a la playa, eran locales de Taranaki e iban a surfear, así que les seguimos tabla en mano. La sesión fue un poco floja, el mar estaba revuelto y la dirección no hacía que la ola rompiese bien, además había una desembocadura de un río muy cerca y el agua venía directa del deshielo de las nieves del monte Taranaki, así que el agua estaba congelada, todo y que fuera verano en Nueva Zelanda.

Kumara Patch

Nz Surf Experience

Volvimos a Balaplata conversando con los locales. Seth, era un local de 24 años que había estado viviendo en Dunedin durante sus estudios y nos recomendó un par de sitios para cuando comenzara nuestra ruta por la isla sur, también había pasado mucho tiempo en Indonesia, y sin saberlo habían surfeado junto a Eric en Bali, un día de oleaje muy grande. Nos invitaron a quedarnos con ellos aquella noche si queríamos, pero teníamos que seguir yendo rumbo sur, no podíamos perder mucho tiempo, ya que un amigo me había informado que Cromwell se había llenado y muchas empresas estaban comenzando a sacar fruta de los árboles.

Cape Pallisser y llegada a la Isla Sur

The Pinnacles

The Pinnacles

Durante la tarde habíamos visitado un par de playas más, pero todas estaban tocadas por el viento y con un oleaje pasado. De camino a Wellington nos cruzamos con un cine, aquel día justo se estrenaba la nueva de Star Wars, y justo en ese momento daban una sesión… No nos lo pensamos mucho y compramos dos entradas. Aquella noche la pasamos en un camping cerca de Wellington, teníamos el ferry para el día siguiente y nos sobraba un día para visitar algo así que fuimos al cabo Pallisser, al oeste de Wellington, allí hicimos un pequeño trekking en una zona donde se había grabado el Señor de los Anillos, la carretera para llegar al cabo Pallisser estaba en bastante mal estado, y se tenía que pasar por un puerto de montaña, un buen test para nuestra Balaplata que de momento se estaba comportando como un toro. Pasamos la noche en un camping a las afueras de Wellington y nos levantamos para visitar Wellington y esperar al ferry que lo teníamos por la tarde.

201512171935-2

Cape Pallisser

Balaplata y el faro de Cape Pallisser

Bienvenido a la Isla Sur

Después de bajar a Balaplata del ferry, me sentí lleno de energía, no sabíamos que pasaría en los próximos meses, solo teníamos claras dos cosas, necesitábamos trabajar muy duro y queríamos recorrernos toda la isla sur en busca de surf, paisajes increíbles donde acampar y picos de ensueño. Todo eso nos lo podía dar la isla sur, cómo y cuándo no lo sabíamos.

balaplata

Comenzamos por decidir que lo mejor que podíamos hacer era apretar el acelerador y llegar a Cromwell cuanto antes, el surf en la isla sur era básicamente inexistente para esos días, especialmente en la costa este, por donde nosotros estábamos bajando. La primera noche acampamos al lado de la carretera 1, que conecta el norte de la isla norte con Wellington y sigue después desde Picton hasta Invercargill, el sur de la isla sur. Por la mañana seguimos descendiendo por la carretera uno hasta que llegamos a Temaku, donde nos adentramos en dirección al Mount Cook (o Aoraki en Maori), la montaña más alta de Nueva Zelanda, ahí comenzamos a ver el potencial de la isla sur, carreteras desiertas con montañas nevadas de fondo, a medida que íbamos conduciendo nos cruzamos con el lago Tekapo y sus turquesas aguas, estos lagos son creados por el deshielo de los glaciares de las montañas, y tienen un azul turquesa que parece de otro mundo.

Isla Sur

Isla sur

Tekapo

Tekapo, Balaplata y dos peludos

Aquella misma tarde llegamos a Cromwell, era domingo y nos recibió David, un amigo que conocí en Nueva Zelanda en julio y que me introdujo al mundo de la cereza él nos puso al día de la situación de trabajo en Cromwell y de las oportunidads que teníamos de conseguir trabajo, se veía díficil la cosa ya que muchas plantillas ya estaban cerradas, pero como todo, siempre hay oportunidades de último minuto, empresas que no están online y listas de espera.

Admirando la belleza del lago como se merece

Admirando la belleza del lago como se merece

Written by oriolSP
Siempre curioso, salí en mayo de 2015 a explorar el mundo, iba a ser un corto viaje y se ha convertido en una forma de vida